Roguelike… ese género tan antiguo y que últimamente se aplica a cualquier cosa. Pero no, un roguelike es un juego similar al mítico Rogue, y no otra cosa. Y aquí es donde entra en escena Pixel Dungeon, una renovación del clásico Brogue para multitud de plataformas. Descúbrelo porque te encantará.

Pixel Dungeon logo

Llegaré hasta el fondo de esto, aunque me cueste la vida

Pixel Dungeon pertenece al género Roguelike . Básicamente se trata de explorar una mazmorra, recogiendo objetos útiles para continuar con vida y eliminando los monstruos que nos acecharán en cada esquina y sala del laberinto. La mazmorra se divide en niveles o plantas (generalmente bajamos al interior de la tierra, como buena mazmorra!) y cada nivel es más complicado que el anterior pues los enemigos, trampas y en general la supervivencia se hace más y más complicada.

Los primeros roguelikes no tenían gráficos propiamente dichos sino que usaban el modo texto para representar la mazmorra. Eran una evolución lógica de los MUDs (Multi User Dungeons), donde todo lo que veíamos y las acciones eran textos, muy similar a un juego de rol normal pero con las acciones muy limitadas (básicamente moverte, coger cosas, equiparlas o usarlas, comer y poco más). Eran casi libros interactivos, muy imaginativos y desde luego, aunque de tecnología primitiva, de ambientaciones muy logradas. Poco a poco evolucionaron intentando representar en la pantalla mejor lo que acontecía y depender menos del texto y la imaginación del jugador. Y así surgió Rogue:

Y poco después, diferentes variantes y mejoras gráficas, como Nethack, donde ya teníamos ASCII (modo texto) en color:

Poco después los programadores locos por los roguelikes empezaron a cambiar los caracteres ASCII por dibujos (tiles) de tal forma que fueran más vistosos para los nuevos jugadores:

Pero no siempre eran bien recibidos, pues el encanto del sistema original en modo texto ASCII era el principal encanto para algunos jugadores. La complejidad de los juegos también fue en aumento, y de hecho, en el año 2009, Brian Walker comenzó Brogue. Un juego al más puro estilo Rogue pero en esteoides, con un diseño ASCII increible y complejidad y dificultad endiabladas.

Pixel Dungeon

Tranquilos, el juego que os comento no es tan hardcore, pero es bueno saber de donde viene. Porque si te enganchan los roguelikes, disfrutarás con las muchas versiones que se hacen a día de hoy, tanto en modo ASCII, como con tiles o incluso gráficos isométricos o 3D. Pixel Dungeon respeta todo esto pero de una forma más accesible a cualquier jugador.

Podemos descargarlo gratis para Android en la Google Play, aunque también se puede jugar en Windows o Mac a través de Steam (la última vez que miré valía 4.99 euros), pero además una versión de Pixel Dungeon, la Shattered Pixel Dungeon, también se puede descargar como fichero java y jugar por ejemplo en Linux. En iOS también hay un port por 3 euros en la Apple Store. En fin, al ser código abierto cada uno cambia, pone o hace el port que ve conveniente. Al final del artículo aquí en juegorol.com podéis votar y sugerir otros ports interesantes.


Pixel Dungeon se divide en 26 pisos o niveles. Podemos elegir inicialmente entre un Guerrero, un Mago o un Ladrón. Cada uno tiene unas ventajas e inconvenientes a la hora de progresar por la mazmorra. Hay un cuarto personaje, la Cazadora, que no se desbloquea hasta derrotar al tercer boss.

El Guerrero y el Ladrón son personajes cuerpo a cuerpo, mientras que el Mago y la Cazadora son de larga distancia. A mi personalmente me gusta el mago, pero la verdad es que cualquiera de los cuatro es divertido. Elegimos nuestro personaje y empezamos a deambular por la mazmorra, recogiendo pociones, pergaminos, armas, armaduras, artefactos, comida (ah, morir de hambre… si puedes morir de hambre), y tratando de que nuestra barra de vida no se nos venga abajo por las hostias que nos meten los bichejos que pululan por ahí (que al fin y al cabo es su casa). Y ale, a bajar niveles, equipándote todo lo que puedas para poder sobrevivir lo máximo posible y tratar de llegar al piso 26 donde está el codiciado Amuleto de Yendor, con el que ganas el juego.

La Muerte tenía un Precio

Y ahora lo que no es normal en estos días del “todo fácil”. Pixel Dungeon, como buen roguelike, tiene permadeath, es decir, que cuando mueres, se acabó la partida. No hay puntos donde guardar tu progreso, no hay saves, no hay códigos, no se puede continuar. Es, como en los viejos arcades o muchos juegos antiguos, un todo o nada. O llegas del tirón al Amuleto de Yendor, o muere. No hay más. Y más cosas: no hay piedad. Si no tienes comida, pierdes vida por el hambre. Si tu arma es una patata porque no te ha salido nada mejor, te machacan los monstruos. El juego va por turnos, así que se aplica estrategia por turnos, aunque realmente se juega muy fluido. Eso permite todo tipo de técnicas (por ejemplo, lanzar una poción paralizante a un enemigo y freirlo con nuestra varita mágica sin despeinarnos) y tácticas estratégicas. El juego es difícil en sus primeros niveles, cuando empiezas con una triste daga, espada corta o báculo oxidado y una batamanta. Luego, si las cosas van bien y la suerte te acompaña con los cofres y te armas más que Neo entrando en Matrix, pues la cosa va mejor, incluso piensas que “ya está hecho”. Hasta que llegas a los últimos niveles llenos de simpáticos demonios que te ponen tus partes santas como la bandera del japón. No hablemos de los bosses graciosetes que te esperan cada 5 niveles: una gelatina con AoEs y autocuras, un ninja con ametralladora de Shurikens, un robot demoledor loco o un Rey Enano desquiciado. En fin, no te adelanto más para que los disfrutes xD.

Shattered Pixel Dungeon

Pixel Dungeon está realizado en Código Abierto, es decir, que puedes usar el código para hacer modificaciones al mismo (respetando siempre su licencia y las condiciones). Así pues, Evan se hizo su propia versión, la Shattered Pixel Dungeon, que es muy activa y con algunas diferencias y mejoras. Es el mismo juego pero cambian algunas cosas. Yo personalmente juego a esta porque aquí no se degradan las armaduras ni se rompen las armas, cosa que en el original si sucede (para mayor desesperación del jugador 🙂 ). La tenéis también en Google Play.

Veredicto de Pixel Dungeon

Pixel Dungeon y sus derivados son de esos juegos que empiezan siendo casuals, para cuando esperas el bus y terminan siendo un vicio que hay que controlar. Porque aunque parece que tiene poca chicha, luego vas rascando y descubres que tiene mucho más debajo, te vas picando y no puedes parar. Si te gustan las mazmorras, los retos y los juegos de rol, RPG, desde luego no dejes de probar un buen roguelike como Pixel Dungeon (O Shattered Pixel Dungeon si te fastidia que se te rompan cosas xD)

Por favor, comparte este artículo y así ayudas a que continúe el blog. ¡Gracias!