He tenido la ocasión de poder probar este juego del que ya me habían hablado antes (con muy buenas referencias) y ciertamente he de decir que la experiencia ha sido muy grata. Es un juego de cartas rápido pero de profunda complejidad que encuentra un equilibrio difícil de alcanzar en este tipo de juegos. Dominion sin duda es un juego muy interesante.

Dominion Juego de Mesa

El arte de construirse un mazo

Dominion viene en caja grande, pero ojo, es un juego de cartas, así que no te decepcione abrirlo y no encontrar nada más que eso, cartas a montones. Es uno de esos juegos en los que se paga más la idea que el material en sí, así que nada de figuras espectaculares ni cartones troquelados esta vez.

El concepto del juego es sencillo y fácil de aprender rápidamente. Básicamente, debemos acumular unas cartas que nos otorgan puntos de victoria y tener más que el resto de jugadores cuando la partida finaliza. Para lograrlo tendremos cartas que simbolizan oro y otras que ejecutan acciones especiales (como robar más, añadir más oro, permitir compras extras…). Comenzamos con un set básico de cartas de dinero y unas pocas de victoria, y a partir de ahí vamos comprando nuevas cartas. Robamos 5 cartas por vez de nuestro mazo, que irá engordando conforme vayamos comprando cartas. Una vez que el mazo se agota, barajamos las cartas que hemos ido descartando y volvemos a coger del mismo. La mecánica es sencilla y se entiende en una partida.

Dominion Juego de Cartas

Realmente, si has jugado a un juego de cartas coleccionable como Magic o Leyenda de los 5 anillos entenderás muy bien el sistema de Dominion. Básicamente, este juego imita el proceso de creación del mazo sólo que mientras juegas. Debes elegir con cuidado que cartas formarán tu mazo teniendo en cuenta factores como la aleatoriedad de las cartas, número de las mismas, calidad de estas, estrategia, etc. Sería largo de explicar aquí como lo consigue, pero os puedo asegurar que lo hace a la perfección y es bastante sencillote. Es de esos juegos que es más fácil jugarlo que explicarlo, pero lo voy a intentar:

En Dominion, cada jugador en su turno dispone de dos acciones básicas: jugar una carta de acción y realizar una compra. Las cartas de acción pueden añadirnos más acciones, más compras, robar más cartas en nuestra mano o afectar al resto de jugadores de distintas maneras (no agradables claro). Las cartas de oro nos permiten comprar cartas de acción extra, más cartas de oro o cartas de victoria. Las cartas de victoria no hacen absolutamente nada. Cada turno robamos 5 cartas, y las que no usemos en el mismo turno se descartan. Así pues, cartas como las de victoria realmente nos estorban, pues ocupan un hueco y no sirven para nada, pero las necesitamos para ganar la partida. Poco a poco sucede lo mismo con las cartas de oro básico, o acciones que compramos que luego resultan inútiles en nuestra estrategia. Existen algunas cartas de acción que permiten deshacernos de cartas de nuestro mazo, muy útil para estos casos. Por último, las cartas de acción que entran en juego se pueden elegir al comienzo de la partida, formando un sinfin de situaciones distintas, con lo que la estrategia varía muchísimo de un juego a otro.

Veredicto de Dominion

Dominion merece cada uno de los premios que ha recibido, que no han sido pocos, y con creces. Es rápido de aprender, y cada partida es emocionante y corta (una media hora). Las estrategias son bastante elaboradas y permiten la creación de combos y diversos efectos, al igual que ocurre con los juegos de cartas coleccionables. Sin embargo, no todo me pareció excelente y se echa en falta añadir algo de más “vida” al sistema de juego o puede decrecer bastante rápido el interés. Quizás las expansiones se encarguen de eso con éxito, os lo comentaré en cuanto pueda jugar con las mismas.

En definitiva, un juegazo que con diferencia supera a clásicos como el Ciudadelas, al menos para mi gusto.

  • Jugadores: 2-4 (mejor con 4)
  • Duración de una partida: 30 minutos aprox.
  • Reglas: sencillas
  • Complejidad: Alta, permite estrategias diversas
  • Mecánica: Creación de un mazo para permitir la compra de cartas