De la mano del diseñador Glenn Drover (Tropical Games) nos llega este Age of Empires III: La era de los Descubrimientos, un juego de mesa con todos los elementos tradicionales para asegurar pasar un buen rato: muchas figuras, cartas, mapa a conquistar y recursos que coleccionar. Creado en el 2007 y distribuido en España por Edge, este juego de tablero destaca por su sabia combinación de elementos ya aparecidos en otros títulos.

Age of Empires III La Era de los Descubrimientos Contenido del Juego de Mesa

Una buena inversión

Lo primero que se nota al abrir la caja es una sensación de haber realizado una buena inversión. Las figuras son abundantes, aunque no de una excelente calidad ya que se confunden unas con otras (más de una vez pondrás en la mesa un comerciante en vez de un colono por error o cosas así) y en el caso de los misioneros las cruces se suelen doblar y partirse. Mención especial a los barcos, una miniatura muy bonita y detallada que es muy fácil de pintar, quedándo muy espectacular. También las monedas son grandes y de plástico, algo de agradecer frente a los usuales redondeles de cartón habituales. Todo el diseño está muy cuidado, tanto el tablero, como tarjetas y cartones variados, tomando del homónimo juego de ordenador los distintos motivos.

Age of Empires III tiene poco que ver con el juego publicado por Microsoft. Aquí tenemos un sistema de elección de acciones al más puro estilo Caylus, Agrícola, etc. mezclado con conquista de territorios como podemos ver en juegos como El Grande, por citar el más parecido.

La mecánica es ir seleccionando las opciones que tenemos a nuestra disposición antes de que nos la ocupe otro jugador, obteniendo beneficios comerciales, descubriendo nuevos territorios, enviando tropas y misioneros a los territorios de América ya descubiertos o incluso comenzando conflictos usando nuestros soldados en dichos territorios. Dispondremos de un número mínimo de colonos para realizar estas acciones, aunque el número de peones que tenemos en cada turno puede aumentarse comprando cartas especiales (avances) o colocándonos en casillas al efecto. Por supuesto, gana el jugador con más puntos de victoria, que es producto de una combinación de territorios dominados, ganancias comerciales, descubrimientos y beneficios por cartas de avance.

Nada nuevo, pero bien hecho

Hay que decir que Age of Empires III no sorprende por su mecánica o ideas novedosas: es más de lo que ya ofrecen otros juegos. Sin embargo, está tan bien conjuntado que se hace jugar con gran sencillez y mantiene el tono de la partida muy acertadamente. Las reglas son sencillas, se coge el truco rápido y tiene varias técnicas para llegar a la victoria. No es tan completo en este último aspecto como Puerto Rico, pero sí es cierto que permite obstaculizar a otros jugadores de manera directa, añadiendo así un aspecto bélico aparte del habitual comercial. El replay del juego es bueno, no cansa demasiado y se juega bien a tres jugadores.

Sugerencias de personalización

Debido a lo comentado antes sobre las figuras de plástico, Age of Empires III gana muchísimo si lo pintamos y preparamos. Un ejemplo de cómo quedarían las figuras, por ejemplo los barcos pintados quedan espectaculares:

Age of Empires III La Era de los Descubrimientos barcos pintados

Las monedas con un sencillo y rápido imprimado y pintado en plata y oro quedan perfectas.

Veredicto

Age of Empires III puede que no gane el premio del eurogame más original, pero desde luego cumple su objetivo con creces que es divertir y hacer pasar a sus jugadores un rato agradable. Las reglas son sencillas, en la segunda partida ya puedes comenzar a estrujar la mecánica. Quizás agobie un poco lo pequeño que es el barco que lleva colonos, misioneros, soldados y mercaderes a América, pero es parte de la estrategia del juego y de las decisiones que hemos de tomar a lo largo del mismo. Me parece un gran juego digno de un Notable alto.

  • Jugadores: 2 – 5 (2 – 6 con expansión) . Se juega mejor con 4 o 5 jugadores
  • Reglas: Complejidad media
  • Mecánica: Selección de beneficios por turno y por orden. Conquista de territorios. Carrera comercial.